Infórmese sobre nuestros Tratamientos Dentales

Cómo solucionar el mal aliento

Soluciones la mal aliento

A pesar de su frecuencia, el mal aliento es de diagnóstico difícil, puesto que la persona que lo padece no suele ser consciente, a menos que se lo comunique alguien de su alrededor. La principal responsable del mal aliento es la boca (85%) y se debe a la acumulación de bacterias entre los dientes, las encías y el dorso de la lengua. Estas bacterias producen unos gases que son desagradables al olfato, especialmente cuando llevan tiempo retenidas en el interior de la boca.

El mal aliento es normal al despertar, debido a la menor insalivación durante la noche y el aumento de retención de placa dental bacteriana entre los dientes, las encías y sobre la lengua. El porcentaje de personas que padecen mal aliento es muy alto, y esto afecta mucho a la relación con los que les rodean, quienes, por prudencia, en muchas ocasiones, no se comunican por miedo a molestarles. En la era actual, somos muy susceptibles a los olores y "tener aliento" pude ser considerado como mal aliento, y afectar a la relación entre las personas.

Si quieres que te ayudemos a solucionar un problema de halitosis no dudes en contactarnos.

¿Cómo se puede solucionar el mal aliento?

Al deberse principalmente al acúmulo bacteriano entre los dientes y sobre el dorso de la lengua se soluciona con tratamiento específico que considera varios aspectos:

- Tratamiento mecánico: eliminación de la placa dental bacteriana acumulada entre los dientes, las encías y el dorso de la lengua. Se consigue con una correcta higiene bucal y lingual, mediante instrumentos adecuados de limpieza dental (cepillo de dientes y cepillo interproximal) y limpieza lingual (limpiadores linguales)

- Tratamiento químico: con enjuagues con colutorios cuya composición elimina la flora bacteriana (digluconato de clorehxidina)

Además es importante el cambio de hábitos:

- Comer poco y, a menudo, sin dejar muchas horas entre comidas

- Beber agua entre comidas para una salivación más fluida.

- No comer alimentos olorosos (cebolla, ajo, perefil, etc) que tienen una difícil digestión.

- Cepillarse los dientes por las mañanas y después de las comidas con un dentífrico adecuado par a estos problemas.

- Tener una boca sana y cuidada. Si hay caries, flemones, encías inflamadas y sanguinolentas, significa que hay acumulación bacteriana. Esto favorece a la producción de gases sulfurosos que pueden favorecer el mal aliento.

Si aún así no consigue solucionar su problema puede ponerse en contacto con nosotros y valoraremos con la tecnología más avanzada como el OralChrome que permite medir la presencia de estos gases sulfurosos en boca e indicar el tratamiento más adecuado.

NUESTROS TRATAMIENTOS DENTALES