Infórmese sobre nuestros Tratamientos Dentales

La importancia de una boca sana: Parte I

La boca y sus componentes sirven para hablar, comer, sonreír, besar y forman parte de la personalidad y atractivo de una persona.

Tenemos originalmente 32 dientes definitivos, por lo que es muy probable que algunos de ellos den problemas. Imaginemos cuántas veces asistiríamos al oftalmólogo o al otorrino si tuviéramos 32 ojos o 32 oídos.

Los buenos hábitos y los avances médicos han conseguido alargar el promedio de vida y con él, los años de uso de los dientes. No obstante, los dientes de una persona difícilmente aguantarán toda la vida si no se cuidan y tratan correctamente.

En la actualidad ya no utilizamos la mandíbula ni los dientes como herramientas para romper y cortar objetos duros como lo hacían nuestros antepasados. Por ello, los maxilares han disminuido de tamaño. Las bocas son más pequeñas y los dientes no tienen espacio para estar correctamente colocados. El resultado suele ser dientes desordenados y amontonados.

También los dedos meñiques de los pies, por falta de uso, son cada vez más pequeños.

La dieta blanda actual también contribuye a un mayor acumulo bacteriano alrededor de los dientes puesto que existe menos autolimpieza. El cepillo de dientes es un instrumento inventado por el hombre moderno para compensar la falta de rozamiento de comidas duras o de otros usos como partir ramas.

NUESTROS TRATAMIENTOS DENTALES